SEMINARIO TEOLÓGICO BAUTISTA DE VENEZUELA

¿QUÉ ES?

Es una institución educativa-religiosa para la formación teológica y ministerial, en
los diferentes niveles de la educación formal, de los que sirven en las iglesias locales y/o comunidades con interés religioso.

 VISIÓN:

Levantar una generación de servidores que faciliten procesos de transformación de vidas, comunidades y realidades.

MISIÓN:

Formar integralmente, desde la reflexión bíblica, teológica y ministerial, a hombres y mujeres para que sirvan a Dios, a su pueblo, y a la sociedad en general para
contribuir con su bienestar y desarrollo pleno.

OBJETIVOS DEL STBV:

El STBV tiene entre sus objetivos:

  1. Diseñar, desarrollar y evaluar actividades académicas y administrativas, de acuerdo a su plan estratégico y a los lineamientos establecidos por la Convención Nacional Bautista de Venezuela.
  2. Cumplir con el ordenamiento legal para la aplicación de políticas correspondientes.

 

FUNCIONES DEL STBV:

  1. Diseñar, promocionar, desarrollar y evaluar el sistema de educación teológica de la CNBV y ejecutar el 3er y 4to nivel de educación presencial, a distancia y combinado.
  2. Ofrecer títulos académicos de 1er y 2do nivel.

 

VALORES INSTTITUCIONALES: El STBV es una comunidad:

a)    Basada en la fe en el Dios trino, como lo revela la Biblia

b)    Movida por el amor a Dios y al prójimo

c)    Que va en pos de la verdad

d)    Que promueve la integridad: Consistencia en el ser (pensar, decir, hacer, convivir)

e)    Que cultiva la justicia: La que viene de Dios, y que se tiene que expresar en las relaciones interpersonales equitativas y dignas, y la que se define y aplica entre los hombres.

f)     Que promueve el orden: Intención y decencia tendientes a la excelencia, la dignidad y la calidad en todos sus procesos.

g)    Que estimula el trabajo en cooperación entre todos los involucrados y relacionados con la institución.

h)    Que tiene el servicio como norma fundamental para imitar a Cristo y hacerles bien a todos en su nombre.

 

DETERMINANTES FILOSÓFICOS

Creencias Metafísicas: La metafísica es la rama de la filosofía que estudia el origen y la naturaleza última de la realidad. En tal sentido:

  1. Creemos en la existencia del Dios trino, creador, sustentador, redentor y santificador de todas las cosas.
  2. Entendemos que la realidad, todo cuanto existe, tangible o intangible, se debe a Dios y encuentra en él su comienzo y su fin o razón de ser.
  3. Sostenemos que toda persona debe entrar en relación vital con él, bien para salvación, santificación o servicio en su reino. La comunión con Dios es clave para el desarrollo de un carácter y servicio dignos en este mundo. Se está en este mundo para traer gloria a su nombre, amarle a él con todo el ser y al prójimo como a uno mismo.
  4. El plan de Dios es el bienestar de toda su creación, incluido el medio ambiente. Todo llegó tener existencia por el poder y la voluntad de Dios. Por tanto, todo encuentra su propósito y significado en él.

Creencias Epistemológicas: La epistemología es la rama de la filosofía que estudia la naturaleza, fuentes y validez del conocimiento. Trata con esta pregunta: ¿cómo saber que se sabe? En tal sentido:

  1. Creemos que Dios se ha dado a conocer de modo general y de modo particular. Así, nos ha dado a conocer su persona, su verdad y plan redentor.
  2. La revelación de Dios, en general, se expresa por medio de la naturaleza, la conciencia humana, la historia, la cultura, entre otras fuentes de conocimiento. La revelación particular o personal la tenemos en la palabra encarnada (Cristo) y en la palabra escrita (Biblia).
  3. Ambas revelaciones, son complementarias, no se excluyen mutuamente. Pero entendemos que la primera ha de ser examinada siempre a la luz de la segunda.
  4. Es parte de nuestra tarea reflexionar la verdad viva de la fe en Cristo, a la luz de la Biblia, pero en diálogo crítico con cualquier disciplina o fuente que nos permita conocer mejor a Dios y su palabra, al ser humano, sus necesidades, intereses y realidades, y al entorno o mundo en el que vive.

Creencias Axiológicas: La axiología es la rama de la filosofía que estudia los criterios para determinar lo que es correcto y lo que no. Las dos vertientes de la axiología son: la ética y la estética. La ética implica el estudio de los valores morales y la conducta. La estética, por su parte, explora los principios que gobiernan la creación y la apreciación de la belleza y el arte. En tal sentido:

  1. Creemos que el humano es un ser que tiene valor y que valora. El valor de la vida humana descansa en el hecho de haber sido creada a “imagen y semejanza” de Dios. Luego, el ser humano valor porque es un ser ético, que no solo aspira vivir en relaciones, sino que aspira vivir bien.
  2. Sabemos que la vida, individual y colectiva, descansa y es influida por sistemas de valores, conscientes e inconscientes. Tales construcciones afectan los procesos de valoración e interpretación de la conducta humana.
  3. Existen diversos sistemas de valores. Nuestras valoraciones de lo bueno y lo bello brotan de los principios de la palabra de Dios. Desde sus principios, dialogamos y trabajamos por una sociedad que respeta la vida (en todas sus manifestaciones), que promueve la bondad y la justicia, y que propenda al bienestar integral de todos, sin distingo.
  4. Enraizados en la revelación bíblica, trabajamos por la dignidad y el respeto a la vida, en todas sus manifestaciones.
  5. Inspirados, pues, por los valores de la palabra de Dios, propugnamos la belleza, el orden, la excelencia, la santidad, la integridad, la verdad, la justicia y la dignidad.

 

EJES TRANSVERSALES

Los ejes transversales atraviesan los aspectos académicos y administrativos de la institución. A continuación, se presentan los siguientes:

   Fidelidad bíblica: la Biblia es la fuente primaria de nuestra reflexión teológica y acción ministerial. Por ser de naturaleza dual (divina y humana), la palabra de Dios amerita estudio diligente y una respuesta de fe y obediencia. Aunque existen brechas que separan los horizontes pasado (mundo bíblico) y presente (nuestro mundo), su carácter divino (inspiración) hace de la Biblia un libro siempre vigente. Sus verdades son eternas. No cambian, y son, por tanto, autoritativas para toda persona, época y cultura. Pero las situaciones, necesidades y contextos actuales de vida desafían a relecturas dinámicas y relevantes. En aras de su verdad eterna, no hay que sacrificar su pertinencia; y, en aras de su actualidad, no hay que comprometer su esencia y permanencia.

 

   Rigor teológico: Pensar y actuar ordenadamente presupone la necesidad de metodologías. La teología, al igual que las otras disciplinas, requiere de método para su concepción (formulación o diseño) y práctica (expresión relevante y contextual). Vemos la teología tanto como un ejercicio formal así como informal. En lo formal, lo asumimos como un proceso serio y sistematizado de reflexión y compromiso cristiano. En tal sentido, no sólo alentamos al estudio de la teología, sino al “quehacer” teológico, es decir, a participar de un proceso que guía los continuos intentos o esfuerzos humanos por interpretar y formular la verdad viva y revelada del Dios trino, a la luz de las Sagradas Escrituras, y en diálogo crítico con la tradición, la experiencia cristiana y la cultura humana contemporánea.

 

   Excelencia académica: La labor que realizamos es un ministerio cristiano, un servicio a otros en nombre del Dios trino. Pero, al mismo tiempo, cuidamos la formalidad de una institución educativa a nivel superior. En tal sentido, estamos comprometidos a dar lo mejor de nosotros para que cada proceso se realice con dignidad y calidad. Tomamos a Jesús como modelo de docencia. Creemos en el aprendizaje colaborativo. Apuntamos a procesos de formación integrales: capaces de proporcionar conocimiento relevante para la vida, formar carácter íntegro, cultivar comunión saludable con otros y con el ambiente, y desarrollar capacidades para el desempeño ministerial diligente.

 

   Responsabilidad e Integridad: Nos comprometemos a responder por todo lo que somos, hacemos y decimos como institución. Procuramos que nuestra respuesta sea coherente con los valores éticos y morales que propugnamos. La integridad será un valor fundamental en todas nuestras decisiones y acciones, relaciones y procesos, programas y servicios.

 

   Respeto por la dignidad e integralidad humana: El ser humano debe ser visto como una totalidad. Reconocemos en el humano ciertas condiciones o dimensiones que, en conjunto, son las que le hacen ser lo que es: siente, piensa, cree, hace y convive. La teología debe reconocer y respetar cada dimensión de la naturaleza humana.

 

   Carácter dialogante e interdisciplinario: Alentamos la conversación con otras disciplinas. Apostamos por un acercamiento dialógico con nuestros estudiantes y por el uso de metodologías que inviten a la reflexión crítica en interacción con otras fuentes válidas del conocimiento y el estudio.

 

   Relevancia contextual: Por los varios factores que lo componen, el contexto es una realidad dinámica que exige constante revisión de nuestros enfoques y propuestas. En tal sentido, nos interesamos por acercamientos y abordajes que se correspondan con las realidades locales, regionales y globales de nuestro mundo. Creemos que leer el contexto nos pone en contacto con los intereses y necesidades sentidas de las personas y colectivos. Para ser relevantes, nos interesa ser fieles al evangelio, sin por ello dejar de ser pertinentes a la realidad.

 

   Utilidad ministerial: La educación teológica está para acompañar a las iglesias en el cumplimiento de su ministerio en el mundo. Más específicamente, queremos contribuir con la iglesia en capacitar a los santos para que cumplan su función en el mundo. Creemos que existen ministerios diversos, que hay posibilidad para todos los santos en el reino de Dios: los llamados a dedicarse por completo al ministerio de la palabra, los que ponen sus vocaciones profesionales el servicio de la misión y la sociedad, los que cuentan o no con estudios formales, tanto como los llamados eruditos, “científicos de la fe”. ¡Educación teológica para todos! Confiamos que nuestros programas contribuyan no sólo a que nuestros estudiantes cumplan sus ministerios en vinculación con el cuerpo de Cristo, sino que acompañen a otros a descubrir y asumir su lugar en el mundo con sentido de misión, piedad, crítica, humildad y excelencia.